Saturday 2 april 6 02 /04 /Abr 15:40

Seres queridos te miré sañuda  

arrebatarme,

y te juzgué implacable

como la desventura, inexorable

como el dolor y cruel como la duda.

Mas hoy que a mí te acercas,fría,muda,

sin odio y sin amor,ni hosca,ni afable,

en tí la majestad de lo insondable

y lo eterno mi espíritu saluda.

Y  yo, sin la impaciencia del suicida,

ni el pavor del feliz, ni el miedo inerte

del criminal,aguardo tu venida;

que igual a la de todos es mi suerte:

cuando nada se espera de la vida,

algo debe esperarse de la muerte.

 

                              ALBERTO BLEST GANA

Por paola - Publicado en: poema
Escribir un comentario - Ver los 2 comentarios
Volver a la página principal
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados